TRADUCTOR

lunes, 7 de mayo de 2012

GLADIUS HISPANIENSE


GLADIUS HISPANIENSIS CON SOPORTE (ESPADA ROMANA)- Réplica de las utilizadas por las legiones romanas durante el siglo I a.C. La espada de las legiones de Julio César. Hoja de acero y empuñadura de metal grabado. La espada incluye funda rígida recubierta de polipiel con aplicaciones de metal y soporte de madera lacada en negro para exposición. Longitud total de la espada en su funda: 74 centímetros:
Longitud de la hoja: 51,5 cm.

Anchura de la hoja: 6 cm.





Originalmente, los romanos usaron un tipo de características muy similares al original ibérico, con doble filo y una larga punta, capaz con una estocada vigorosa de penetrar cotas de malla. Pero fue evolucionando a formas más simples, hasta llegar al modelo "pompeya". Este modelo es de hoja totalmente recta, y la punta es más corta. Se especula que esto es así porque, al no usar los enemigos bárbaros de Roma casi nunca armadura, bastaba con una punta más corta y que corría menos riesgo de "atascarse" en las costillas de la víctima al empalarla. Pero el motivo más probable es sencillamente que resultaban más simples y por tanto más rápidas y baratas de fabricar.

ARMAMENTO DE UN LEGIONARIO ROMANO

1a- GLADIUS HISPANIENSIS o "espada española". Fue en la Segunda Guerra Púnica cuando los romanos tuvieron que vérselas con esta formidable espada que portaban los infantes españoles de Aníbal. Esta espada estaba realizada en hierro de altísima calidad, la hoja tenía doble filo y medía 50 cm. de largo por 7 cm. de ancho. Tenía una gran punta que la convertía en un arma excepcional manejada por un infante cubierto por un buen escudo, ya que lo único que tenía que hacer era parar el tajo de la espada larga del adversario con el escudo y aprovechar para clavársela en su flanco descubierto. 

La espada española se utilizaba de punta, para "pinchar" al adversario, con lo que el brazo que la manejaba sólo tenía que moverse hacia delante y no hacia arriba, así el infante que la manejaba se exponía mucho menos que con una espada de corte. 

Manejadas por los expertos infantes españoles en sus guerras contra Roma, estas formidables armas causaron tal terror en los legionarios romanos que el Senado decidió adoptarla como arma estándar en el equipo romano sustituyendo a la espada griega de hoplita. De la espada española se ha dicho que ninguna otra arma ha matado a más hombres a lo largo de la Historia hasta la llegada de las armas de fuego. Y es cierto. La espada española causó más muertes en sus 400 años de historia que todas las armas juntas en todas las guerras durante la Edad Media. El puñal o pugio es también español, la hoja medía unos 24 cm. de largo por 6 cm. de ancho.

2a- PILUM (plural: PILA). Una de las más formidables armas jamás usadas por la infantería. Constaba de un asta de madera de aproximadamente 1.2 m. de longitud con un taco de madera de forma cónica en el que se insertaba una vara de hierro de unos 60 cm. con punta troncocónica. El pilum lo arrojaba el legionario a la carrera a unos 20 m. del enemigo. Cayo Mario, el creador de las nuevas legiones, cambió uno de los dos remaches de sujección de la vara de hierro por un taco de madera que se partía al impactar con el escudo enemigo, con lo que el pilum, al impactar ,se doblaba como una bisagra haciendo que el escudo que había perforado fuese imposible de manejar y además no podía volver a ser utilizado por el enemigo para arrojárselo a los romanos. Sin embargo, César observó que los tacos de madera de algunos pila no se partían en el choque, con lo que el enemigo podía volver a lanzárselos a los legionarios. César, siempre atento a este tipo de cuestiones, ideó un refinamiento diabólico: destempló parcialmente el hierro de la vara con lo que ésta al impactar se deformaba impidiendo su uso posterior.
De esta manera, una lluvia de pila bien lanzada era mortal, ya que descomponía las líneas enemigas segundos antes de recibir la carga de los legionarios espada en mano. Una vez recuperados, los pila eran fácilmente reparados por los armeros romanos. Cada legionario llevaba dos pila: uno ligero y otro pesado. Sus inventores fueron, muy probablemente, los etruscos.
3- YELMOS. Es el famoso yelmo de tipo montefortino inventado por los celtas de la Galia muchos años antes. Era un buen yelmo, con cubrenuca, carrilleras y sujeción para el penacho de crin de caballo. La mayoría de los yelmos de los legionarios de esta época eran de bronce en lugar de hierro, para abaratar costes. El de tipo helenístico, simulando un casco corintio, era el preferido por los oficiales superiores.
4- SCUTUM. El escudo romano tiene un origen italiano, probablemente samnita. Era un gran escudo de 1.30 m. de altura, ovalado y curvado hacia dentro, proporcionando así una protección óptima al infante que lo portaba. Tenía un asa central protegida en el lado exterior por una pieza de madera. El escudo, formidablemente diseñado y elaborado para ofrecer a su portador una protección óptima, estaba formado por 3 capas de listones de madera contrapeados para aumentar su resistencia que eran pegados con cola, además estaba forrado con una capa de fieltro de lana virgen sobre la que se pintaban motivos de adorno como alas de águila y con un reborde completo metálico de bronce. La pieza que protegía el asa era recubierta por un umbo o cazoleta de hierro.

5- COTA DE MALLA. La coraza de cota de malla de anillos de hierro ha sido la más utilizada a lo largo de la Historia, lo que da fe de su afortunado diseño. La cota de malla podía tener dos tipos de anillos, uno cerrado y otro abierto que se remachaba al anterior, y así sucesivamente para formar la malla. 

Esta coraza proporcionaba una gran protección contra tajos de espada y era la más flexible, por lo que su uso continuó hasta el siglo XVIII de nuestra era (incluso en la Primera Guerra Mundial hubo unidades especiales que llevaban como protección una coraza de cota de malla y también los tripulantes de los primeros carros de combate británicos la usaron para protegerse de las esquirlas). La cota de malla la inventaron los celtas, los grandes maestros del hierro, hacia el año 300 a.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Temas sugeridos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...